DOMéSTICA

Al otro lado de la pared y de la puerta,

hay un mundo execrable

acotado en medidas de paranoia y

una perspectiva engañosa

que nos corresponde reparar

entre lagos y montañas,

entre agujeros negros capciosos,

entre flores y ríos fieles,

entre camposantos.

Menos mal que la luz en todo su apogeo

reluce feliz, depositándose en el aire volátil

a través de la ventana.

Y los objetos y los tabiques

comprenden a los pensamientos, las emociones y los sentimientos.

Y los sueños se traslucen empapados de furia de mar,

de viento abatible,

de lluvia enconada,

de libertad escénica,

y el caos se retrotrae

acompasado por la luz y el sol de este depositado verano

que languidece tardíamente, guiado por el calor,

para ir dejando paso al siguiente ciclo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s