un retazo de invierno

Las miradas perturbadoras y ágiles están hechas para no hacer aflorar el dolor, y si éste se presenta, todas ellas se volatilizan en un mar de realidad,

compareciendo ante el paisaje agreste,

cuando observan la opresión de una mañana apagada.

Entonces, reaparece el cariño y la bondad entrelazados

en un manto sinérgico significativo esbozado por unos labios

de buena madre y de unos conocidos que aprecian.

Es una aurora de sentimientos la estampa abotargada entre las flores,

entre la sempiterna luna creciente,

entre la oscuridad de un atardecer que se avecina en día nublado.

Y tanta gente que intenta recoger este legado

se abraza y recorre el campo naturalizado,

porque las emociones son liberadas.

La ira se aplaca a través de un paseo nodular,

entre tantas sonrisas y besos.

Después se cerrarán las ventanas de las casas

y todos dormirán sus sueños.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s