Empieza por tí. Creo en las causas perdidas.

Photo by u0410u043bu0435u043au0441u0430u043du0434u0440 u041cu0430u043au0435u0434u043eu043du0441u043au0438u0439 on Pexels.com

Aparecer, desarrollar, indagar, fenecer, vivir,

senectud, amplitud,

formas de ser y de estar.

¿Por qué no creer en el transfondo, lo que va más allá del simple sentimiento narcisista o ególatra?

Es el hombre y su bondad

el perfecto artífice de la esencia de la virtud,

lo fue, en su estado natural,

y tuvo que aprender y desaprender… evolucionar.

Cuando dos ríos son la vida y la muerte,

que van a dar al mar, supone el principio y un después.

Si yo te dijese

cuántas veces intenté hablarte y saludarte.

Ahora te pido perdón por mi ambivalencia.

No sabemos de un mañana seguro

y, tras este apuro, lo seguimos intentando.

Esta poesía filosófica

es el acervo de la experiencia colectiva,

Que viva la vida.

preñada de dádivas y de regalos.

Un fiel gato, un abejorro llamado Platón,

gente que pasa, un pequeño ratón de prado,

los peces en el riachuelo, el cuervo llamado Aristóteles,

esa lagartija a la que le puse de nombre Sócrates,

están a mi lado.

Ah, y esa música que emana del mismo piélago donde el cielo es reflejado como néctar y ambrosía de los dioses, si bien, tenga frío o me moje…

Bach y Vivaldi crearon a un hombre nuevo.

Y el medievo, tan temido y respetado

tuvo también su ego.

El realismo exacerbado hecho naturalismo y positivismo

me tuvo en su prelado, leyendo a Lorca, leyéndolo todos a una como Fuenteovejuna, lo resucitamos. Resucitamos el hado.

No porfies, mi letrado, haz que la hoja en blanco se llene de desdenes y de alegrías y no me hagas elegir, sino ver el nuevo día.

El ilustrado, o no, que no lustre su mente, don preciado,

recaerá en el sueño de un Morfeo vacuo.

¿Por qué no te dí mi amistad que tanto procurabas?

Parafraseo a Becquer, transformado morfosintácticamente en mi deseo,

pero todo cuanto veo es la luz en calma de mi trasiego.

Y, si no lo es, pues luchemos.

Afán, frenesí, fiesta y postureo en una nueva edad de Platino

habrá que mirarlo con tino y, sin embargo, siempre estará lo de dentro.

Mi pozo es un gozo de confraternidad,

aun en los malos momentos.

¿No es todo esto bondad? ¿No es todo lo que tenemos?

Pues hagámoslo verdad.

No nos equivoquemos.

Tengo un espejo

donde mirar todos los días

al arcoiris invisible que ya se verá

tras las lluvias del próximo otoño.

Veleidad, que no martirizas y…

…si, con todo, haré o intentaré hacer caso del oráculo de Delfos:

«Conócete a tí mismo».

——————————

Empieza por tí.

Creo en las causas perdidas.

HASTA LLEGAR AL CORAZON.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s