LAGRIMAS PURAS

Una lágrima que recorre los recovecos faciales

en busca de la reconciliación.

Se deja caer poco a poco,ahuyentando la melancolía.

Llorar por llorar es la porfiria del desaliento sin alternativa.

Una lágrima que protege el esmalte de la faz doliente

sin arrebatar la naturalidad del sintiente

se adecua a un plan de vida resarcidor.

Porque son los ojos el receptáculo perfecto

que, como un manantial, hace fluir los sentimientos más flexibles,

confrontando la pose y la falsedad.

Es una lágrima vital la que me acoge,

como un río en su fluvialidad.

Y que reconoce que la vida son dos ríos

que van a dar al mar.

Lo que sigue no es la espuria de la espuma y la sal

llenas de odio siniestro chocando contra un dique.

Sino, un ejercicio vital.

Una lágrima cayó en la arena,

y la quiero recordar,

Dentro de un bucle que transita

entre el bien y el mal.

Es un ejercicio, el llorar,

que emana de todos los manantiales de la aceptación.

La gimnasia de los pómulos, de la boca y paladar

de los más elevados cielos

que renacen sin azar.

Es la contricción perfecta

cuando no se puede nadar

en los manantiales y ríos

de la circunstancia esencial.

Grandes fiordos noruegos,

cataratas voraces niagarenses ,

fuentes ajardinadas y solapadamente puras,

en la naturaleza interior,

como los accidentes acuáticos

si fuesen simiente del perdón,

comparativos y figurantes,

de la belleza mayor.

Esto es, la sensibilidad.

Creo que la catarsis existe,

perviviendo en tal amor,

que perdona y pide perdón,

para allanar los pasos altivos,

y la ira del adiós.

No hay que fraguar a la fragua

de la luna en su ocultez,

miremos lo que tenemos,

desde el hoy y el ayer.

Me gusta dormir en mil playas,

y no despertar jamás,

de este ombligo del mundo,

ahora que los imperios y los santos caerán

en un equilibrio del caos

que nos permite sembrar.

Si lo hacemos escarpando montañas

entre lágrimas exactas,

que no sea, sin más, como quien lanza la primerar piedra.

Y se va.

Porque al final de la recta,

evitamos los segmentos

sin principios ni cénits.

La justicia no es quimera

si también caen falsos testigos

y fiscales sin oficio no dirimen beneficio.

Apelo al Universo

a llorar entre marmotas.

Porque el día interminable

ya no es un castigo del destino.

La esperanza baila mojada

entre lloros jaleando.

Una lágrima que recorre todos los recovecos

significa infinitesimales y miles de lágrimas

que claman al viento.

Bien hallado el instrumento.

Millones de lágrimas eclosionadas.

Millones de lágrimas se vengan al cielo.

Millones de lágrimas.

Lágrimas puras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s