Un día pragmático

Photo by Pixabay on Pexels.com

Una mañana sin conjeturas, sin traviesas,

mecida por una luna de prismas y trigonometría,

medidas con luz y fortuna

me guían hacia un firmamento celeste,

de azul verde-mar en contraste y rasgos oscuros,

diametrales,

por donde el sol ya reluce despacio

con sus rayos expectantes.

Pasearé por calles y entreveras,

de puestos, tiendas y tráfico ruidoso,

pues el pueblo es una fiesta

de candor pese a lo visto,

desde la actualidad más acerva.

Porque la Navidad se extiende entre los corazones

del buen mirado y mejor pragmático,

que no siendo malograda la fama de lo comercial,

el festejo no debe ser denostado.

Del turrón al rezo, la zambomba y el Belén del ánima bendecido el corazón divino.

Una ardilla se yergue en la pinada,

buscando piñas, entretenida.

Una foto, un cigarro y sentadito en mi regazo,

un libro del Medievo,

me hacen amar la vida,

en estas fechas tan especiales.

Un día pragmático.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s