La vida al pasar sin ser contada por un reloj

Vive en sí,

y de tanto vive la vida plena

que es como Santa Teresa,

vivir sin él y esperando tan alta vida,

que solo quiere la transcendencia de la misma,

allí donde esté.

Mística aparte, es en realidad,

en el mundo de los objetos, el de la flora,

en el mundo animal, en el de las almas que afloran sinceras y claras

donde acoge su peculiar jardín,

donde rememora, rememora, rememora,

épocas pasadas para mimetizarlas en ésta.

Las muñecas, los bizcochos pegados al papel,

perfectamente delimitados, unos junto a otros,

para tomar el consabido chocolate de taza

de la marca Marfil, de antaño.

Los paseos y los juegos,

con el pecho sacando porte,

no supone el desnorte del presente.

Ya reconciliado,

se echa al mar para alcanzar el cénit prelunar del horizonte en calma

alcanzando, como final, el porche de su casa y llegar a conclusiones

que le abastezcan,

inventándose la vida.

aun con tiburones y fantasmales figuras aleatorias sin vida.

Sidra, champán para celebrar su cumpleaños,

al tiempo que canta la famosa canción de Alicia en el país de la Maravillas, «feliz feliz no cumpleaños…»

El tiempo se alicata y es encharcado en un gran estanque con

cisnes que ya son bellos porque han sido soñados

con simbología onírica froidiana.

El cuervo y los gorriones posados en su ventana,

la claridad lapizlázuli al tragaluz

y el bollicao para merendar con Susana o Fernanda.

en la imaginación reconciliadora.

Lo que pudo haber sido y no fue

se cuenta entre cien folios

de una nueva novela fantástica

que jamás será publicada.

Sin embargo, la tónica y el café,

con moderación, cauterizarán todas las heridas

este primero de mayo,

donde esta vez sí acudirá solo

pero en compañía de todos los trabajadores.

Corta ahora, hoy el césped, poda las ramas secas,

la tierra es despoblada de hojas muertas,

renace una estepa particular,

mezcla de lluvia y ahazar,

mientras canturrea:

«Where can you find pleasure, search the world for treasure
Learn science technology?
Where can you begin to make your dreams all come true
On the land or on the sea?
Where can you learn to fly, play in sports and skin dive
Study oceanography?
Sign off for the big band or sit in the grandstand
When your team and others meet

In the navy
Yes, you can sail the seven seas
In the navy
Yes, you can put your mind at ease
In the navy
Come on people, fall an’ make a stand
In the navy, in the navy
Can’t you see we need a hand»

siendo feliz solo con la autoescucha.

Migrarán las golondrinas

al pasar,

la poesía es ella,

para un buen día navegar en un bajel pirata

que llaman por su bravura el temido.

cazando tesoros de niñez.

Azorín es recreado en cada uno de los paisajes

y El Bosco, con su trifásico,

le recuerda que siempre es primavera

dentro de su particular y anacrónico renacimiento.

Es la vida al pasar sin ser contada por un reloj.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s