El decameron diario

Entre una rosa y un clavel

yo me quedo con ambas figuras naturales

que también se significan en un cuadro o un paisaje.

Entre el miedo y el candor,

yo me quedo con los dos,

pues ambos sentimientos,

si bien, ambivalentes,

son como el Eros y el Tanatos,

ciclos de vida dual,

dialéctica, espiritual.

No voy a sprintar,

prefiero actuar según lo que venga,

a la parca decirla que la denuedo,

de momento,

al sol de la mañana,

ofrecerle un regalo de sonrisa

y Oniria, el soñar para mañana.

Día a dia construyo mi epitafio,

desde el nacimiento.

Parafraseando a Boccaccio

hay un decameron diario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s