siento, luego pienso

Porque resistirse a vivir es como un literaticidio:

amar, querer, sentir, flotar, requebrar, besar al aire bendito, aceptar, perdonar, infllingir vade retros al mar de Caronte mientras escuchas en la realidad sinfonías de dulces aguas quietas con nenúfares regando las moléculas de vida acuática, con solemnes cisnes que un día se transformaron para mejorar su condición…

Porque el azar se iguala con el libre albedrío sin necesidad de pensar lo decidido.

Porque un paseo es como echarse un café a las tres de la madrugada, sacrificando sueño por trabajo dedicado,

Porque el sol sale y brilla cada mañana aunque el destino cambie el biorritmo…

Porque la luna acompaña el plenilunio y llena con las mareas espacios de soledad para no parar. No parar.

Porque leer, escribir y estudiar se covierten en consigna salvadora en tiempos difíciles.

Porque el por qué no importa, tan solo el qué y poner la lavadora,.

Porque el frío se acerca en sí mismo aterido siendo pagado con su misma moneda entre el viento enrarecido de un noviembre sepulcral pero bendito con la esperanza todavía en la caja de Pandora, esperando que cambien los dichosos vientos céfiros, para transportarnos por fin a la isla de la libertad.

Porque una sonrisa se covierte en verdad universal.

Porque un gemido es mucho más que un orgasmo.

Porque estamos aprendiendo en la Epoca de los Delfines.

Porque cambiaron los matices y ahora o es blanco o negro y, por tanto, o quieres u odias, Y yo decido querer a quien quiero.

Porque el dinero no lo es todo, y si es algo, sirve para gestionar papeles. Y comer sin satisfacciones vanas,

Porque canto a la mañana cada vez que te veo relumbrar el intelecto.

Porque yo decido a quien quiero, yo decido a quién doy besos en el aire,

yo me redimo de mis males haciendo lo que pretendo, porque cada día es un reto y lo acepto, lo acepto, lo acepto.

Porque la resiliencia se convierte en ciencia.

Porque los niños siguen yendo al colegio.

Porque dentro del proceso mi corazón late y mis pulsaciones acarician mi garganta y me siguen insistiendo: sigue, sigue, no pares y si lo haces que sea para meditar en los precipicios escarpados si puede ser con un guía adelantado.

Porque la calle es la calle y el solo hecho de respirar ya me inspira, aunque bienvenidas sean las musas a la hora de enervar el arte ascético y práctico. Porque buscar la verdad en los hechos se convierte en una aventura.

Porque ahora comprendo a las geishas.

Porque siento y presiento que esto pasará.

Sin más que decir desde la pluma sincera. A la espera de un atisbo de luz sin el bicho. Yo le digo Ola, k ase y le maldigo con toda prudencia

Y dedico palabras amables siendo buena gente, a todas aquellas almas que ven mucho mas allá de lo meramente significable.

Photo by HAMID ELBAZ on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s