¿Quien soy? ¿Quienes somos?

¿Quién soy?

¿Quiénes somos?

Somos todo, soy todo, somos alegóricos, sutiles, reales, amigos.

Ahora, la prueba del siglo XXI,

refleja el huracán del cambio, lo viejo carcomido;

no importan los hemisferios,

no importan los atracos,

no importan los infartos,

no importan el cemento y las aceras,

el alimento en los grupos de restaurante,

en los cafés rezumantes, pero postergados,

ni siquiera los abrazos y los besos, físicos, convertidos en temporal quimera y en suave virtualidad.

Sutileza que nos arropa a la espera.

¿Quién soy? ¿Quiénes somos, por fin?

Hay una nueva legión de aprendices,

los nuevos Espartacos resilientes, los espartanos resistentes,

las amazonas desplegadas por mil ciento universos infinitos,

los bemoles y las notas de los musiquejos pequeñitos,

que se recomponen telemáticamente,

somos la nueva simiente,

el deseo futuro, los anhelos proscritos, la esperanza remota

el odio cortado en mil pedazos,

la aciaga soledad recostumizada en partituras y partículas colectivas conexionadas,

al son de las nuevas tecnologías;

somos la solidaridad que nunca se fue,

somos el quehacer cotidiano,

la rutina ancestral;

soy el guerrero rearmado, somos la polarización de la sangre épica,

somos el Universo sin fin,

representado en un punto.

La respuesta está en tí.

Jugaremos al ajedrez,

a los dados,

al quinto y al tute,

cantaremos separados pero unidos, momentáneamente,

mimetizados en el porvenir endiosado.

Haremos ejercicio y deporte cautivo,

para que el cuerpo se redima en una mente polivalente.

Soy el fuego que incendia la pradera,

somos la semilla que hace florecer la foresta y las plantas, que ríen por fin

porque ya las entendemos en su silencio vital.

Seremos aquellos que nunca morirán,

porque el recuerdo es un grado

en estos momentos de transición.

Seremos lo que dependa de nosotros.

La suerte ya no existe,

solo la determinación.

Y las recetas culinarias de la abuela sobreviviente,

que les pasa a los nietos y a sus hijos, a través de videoconferencia, whatsapp y skype.

Solamente alcanzaremos lo que esperemos ser.

El estar ha retrocedido y el sentir ha sobrevenido en una tundra gigante

de hiperinformación e incertidumbre.

Pero no nos importa.

Porque somos la gloria, la selectiva euforia,

la casquivana pesadez del persistente.

Ya no somos retórica.

Somos y seremos la verdad por delante,

el renacer y la victoria.

Mientras escucho música en mi rincón arrinconado,

escribo estos versos, para que sean un esbozo del aire que penetra infinitesimalmente por mi ventana, como si fuese el alerón del avión que transmuta el aire mientras vuela por su cénit y que a la cauterización del dolor abriga.

Bailaremos despacio y en alegoría,

como Botticelli trazó en su ruptura primaveral renacentista,

estimulados por un legado de cultura,

que nos enseñaron los poetas del pasado.

Cultura diametral que se consume junto a los clásicos nortados,

siendo un prodigio el despegar los labios y esgrimir un “te quiero”,

esperanzado, que pronto será tocado, acariciado, masajeado…

No importa el frío y el calor,

los agravios,

los problemas habituales,

solamente quiénes somos y quién soy.

Para arremeter estocadas a los enemigos que aun no se atreven a contemplar con ojos de viento y suave brisa serena a Picasso, Monet, Sorolla, Lorca, Machado, Burroughs y Bukowski, Andi Warhol, Frank Sinatra o películas como Cabaret, las de Truffaut, o las de Luís Buñuel, así como a las imágenes impolutas de

cualquier disidente-combatiente del mal y la sinrazón.

La libertad ha encontrado a los nuevos aliados,

que soy yo, somos todos.

Por favor, readmisión ponderada,

queremos ser todo, y parar la nada.

¿Quién soy? ¿Quiénes somos?

Somos los mismos de siempre,

somos la naturaleza de lo esencial,

somos el mismo y unísono material,

somos la cadencia del bien, la usanza de lo bello,

la expresión concentrada de la bondad.

Somos la totalidad.

2 comentarios en “¿Quien soy? ¿Quienes somos?”

    1. Hola, Javier.
      Perdona la tardanza en responder.
      He de reconocer que últimamente no soy tan lectora prolija como antes, por circunstancias. Pero volveré a tu blog y te seguiré leyendo. Gracias por visitarme, es un placer. Seguimos en contacto.
      Un saludo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s