Soliloquios costumbristas

Vivir, implicarte, sentir… somos un incendio sin control cuando no salimos del mísmo círculo catatónico

Hablan los lobos, los pastores y las ovejas…

hablan en esta pista ciega.

Hablan sin hablar, whatsappean.

De lejos y de cerca…

Se contornean y creen volar… y cantar… y saltar…

como pavos y pavas, como conejos y conejas, como grillos enjaulados,

tal vez fueran marabunta en aquel concierto de ayer,

letanía mundanal en aquel café

con mucho ruído.

Las tazas y los vasos se mueven agitados

sin que los ejecutores perciban desacato.

-Camarero, una cerveza,

con limón, en jarra grande y enorme espuma,

y un poco de hielo, clarita, por favor, si es tan amable-.

Mortuorios de alegria contratada.

Y en el parque adorables pájaros

esperan a sus visionarios. Si es que van…

No, es domingo de resaca,

aquí todo se paga, se paga la calma,

se paga el prozac, se paga la consumición,

la compañía, la empatía y la paz con condiciones.

Enfrente, mi nebulosa y la de todos.

Se avista una tormenta preciosa.

Y todos, todos, todos… todos.

Enredados en sus cosas.

Lo que importa está por ver…

Merecerá un capítulo aparte.

Cuando deje de llover. Arrecia.

Entonces dejo el periodico

y me encamino por la senda connotativa,

Poesía, poesía, poesía…

¿Dónde estáis poetas del 27?

Oh, Lorca resucita y enséñanos a vivir.

En libertad.

Rebusco en mi bolso de imitación

de piel de cocodrilo, igual que las lágrimas postmodernas.

y me topo con Boukowsky

y me llena. Cuando habla del fracasado,

me entra yuyu. Y salgo afuera y…

Miro a esas criaturas que aun no, no, no…

no conocen la impostura.

Diminutas, chorreando y jugando.

Y de nuevo vuelvo a mi soliloquio matinal de domingo.

Y al de todos, todos, todos… todos.

Y escribo, escribo… escribo. En el Whatsapp…

… (Soliloquios costumbristas).

PD

Caminando mojado, caminando sin cuartel…

Me encuentro a una vieja amiga,

es la Choni, la de toa la via.

¿Te vienes a un tablao con mi kelly?

-No, prefiero ir al cine a ver…

-Versión original subtitulaa,

eres de las mías… Qué espabilao…

Y mañana a la opera,

a ver Turandot, la Traviata, Las bodas de Fígaro…

despuée del curro…

-Eres de los míos y mías…

(Zas.., los encontré)

No… no… no, no…no todos flirtean

con soliloquios costumbristas.

(Ultima recomendación de mi colega,

dejar los humos de todo tipo

y explorar… la verdad por delante

y que nada te desangele).

-Claro, nano, el que quiera soliloquios…

pa eso tenemos yoga, taichi, meditación, relajación…

-La fetén. Le dijo Angelus a su Nereida…

Ella se dijo cool lo justo pero algo vintage,

amante de los clásicos y las verbenas patronales.

Como antes.

Digitalizada pero sensata.

Y de vez en cuando

algún soliloquio

al estilo de la Bauhaus

o de los museos.

Y él y ella fueron ambos dos fusionados

por el gran imperio de los recuerdos.

Yéndose al parque a hacer planes de futuro.

Y a la mañana siguiente despertó sudoroso y fresquito

en un verano colorín y dijo:

-Tras la ventana… ¡Un carrusel en mi ciudad!

¡Encendido, allá voy…!